Escuela de Padres

¿Es bueno que los niños crean en los Reyes Magos?

Celebrar el Día de Reyes es una tradición popular en España y América Latina, pero aún hoy en día, muchos padres se preguntan hasta cuando es conveniente dejar que los niños crean en estos personajes y si es saludable que lo hagan. Este es precisamente el tema del cual vamos a hablar: porque es necesario mantener ciertas tradiciones para los más pequeños y como podemos disfrutar en familia de esta festividad, que normalmente se lleva a cabo cada 6 de Enero.

¿Qué representan los Reyes Magos?

Los Reyes Magos son mencionados en el Nuevo Testamento de la Biblia, como sabios que acudieron a visitar al Niño Jesús en el portal de Belén. Pese a que no se menciona cuantos eran, ni se específica que fueran magos, hace que la tradición los representa como tres hombres muy bondadosos, que viajan alrededor del mundo dejando regalos para los niños, al igual que lo hicieron con el bebé de María.

Se los conoce por los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar, y cada uno de ellos se caracteriza por haberle llevado un regalo distinto a Jesús:

  • Oro: Las monedas de oro representaban la faceta de Jesús como rey, el más importante de todos.
  • Incienso: Este símbolo hacía referencia a su identidad como Dios.
  • Mirra: Por último, este aceite oriental simbolizaba su parte como hombre.

Más allá de su significado bíblico, los Reyes Magos representan valores como la honestidad, la generosidad, la amabilidad y el respeto para los niños, por lo que se puede decir que su celebración es muy positiva.

¿Por qué es importante mantener la ilusión en los niños?

Actualmente, algunos padres y madres modernos se preocupan por las tradiciones que aprenden sus hijos. Algunos de ellos temen que se desilusionen si llegan a enterarse de la verdad, (lo cual siempre ocurrirá eventualmente) y otros, afirman que deben dejar las fantasías de lado si quieren criar a chicos más maduros e independientes.

Pero lo cierto es que la fantasía es fundamental para el desarrollo de los niños. Es a través de historias como las del Nacimiento, los Reyes Magos, Santa Claus o el ratón de los dientes, que ellos pueden aprender más sobre la cultura de su lugar de origen, además de desarrollar su imaginación.

De acuerdo con los psicólogos infantiles, inculcarles creencias como estas no afectará negativamente su crecimiento, siempre y cuando los padres no caigan en la exageración, y se cuiden de ser pillados in fragante antes de lo necesario. Pero incluso si padres o madres son descubiertos colocando los regalos debajo del árbol, no deben sentirse mal por haber alimentado las fantasías de los pequeños. Seguir las tradiciones de esta época del año, es igual que cuando se les narra una historia o se finge ser un personaje para jugar con ellos.

¿Qué hago si mi hijo o hija descubre que los Reyes Magos no son reales?

Tarde o temprano, todos los niños comienzan a sospechar lo que se esconde tras festejos como este o la Navidad. Lo importante al momento de descubrir la verdad, es no tratar de insistir en que las cosas son reales, solo para que conserven la ilusión. Los chicos son listos, en especial cuando entran a una edad en la que los cuentos fantásticos dejan de tener tanto sentido.

Sin embargo también son comprensivos.

Lo más recomendable en esta situación, es tener una charla con ellos para explicarles las cosas que un padre o una madre, deben hacer para que sus hijos disfruten de las fiestas. Sobre todo resaltando que la magia del 6 de Enero o de la Navidad, no reside en los obsequios o los personajes que supuestamente los entregan, sino en los valores que intentan inculcarnos.

No te preocupes, los niños siempre comprenderán que llega el momento en de separar lo real de lo fantástico. Y a pesar de que sepan la verdad, es a partir de ese momento que podrán comprender con más profundidad la importancia de las fiestas. Incluso pueden comenzar a poner de su parte para alegrar a los más pequeñitos, contándoles las mismas historias con las que crecieron ellos.

Planes para celebrar el Día de Reyes en familia

  • Asistir a un desfile o cabalgata. En muchas ciudades es tradición que los Reyes Magos sean protagonistas de cabalgatas por la ciudad. Esta es una gran oportunidad para salir en familia y contar a los más pequeños la historia de estos personajes, que se encuentra especialmente vinculada con la del Nacimiento.
  • Ayudar a los niños a escribir su carta. Antes del 6 de Enero, papás y mamás pueden sentarse con sus hijos para preguntarles que es lo que piensan pedir a los reyes. Las cartas en esta época del año, no solo son una tradición infantil, sino que también pueden servir para que exploten su creatividad al máximo, dibujando detalles y decorándolas con todo tipo de detalles.
  • Preparando galletas. Al igual que sucede con Papas Noel, dejar galletas y un poco de leche para los Reyes Magos es una tradición muy bonita. Así que anímate, ponte tu delantal y entra en la cocina para que puedas cocinar junto a los niños. Si no sabes como prepararlas, aquí te dejamos una receta súper sencilla para elaborar galletas de jengibre.
  • Colocar los zapatos. En algunas partes, se ha enseñado a los niños que deben poner un par zapatos para que los reyes dejen sus regalos en ellos; es una dinámica muy parecida a la de las botas colgadas para Papá Noel. Tal vez algunos juguetes sean demasiado grandes para colocarse en dos zapatitos, pero de cualquier manera, esta es una costumbre que bien puede adoptar tu familia en la víspera del 6 de Enero.
  • Comer la rosca o roscón. Este delicioso pan se come con motivo del Día de Reyes en países como España y México, y es una excusa genial para disfrutar de una rica cena en compañía de los seres queridos.

Estamos muy emocionados por celebrar el próximo Día de Reyes, y tú, ¿ya pensaste en cómo hacer de esta fecha algo muy especial para los niños?

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar