Escuela de Padres

Precauciones para ir de compras con los niños en Navidad

¿Sabías que algo tan simple como ir de compras en Navidad, puede ser peligroso para los niños? Lo cierto es que durante esta época del año centros comerciales, villas navideñas y otros lugares populares, se encuentran atestados de gente y es muy fácil que los pequeños se extravíen o sufran accidentes. ¡No dejes que esto suceda en tu familia!

A continuación te informamos sobre todas las medidas que puedes tomar, para disfrutar de una tarde tranquila de compras junto a los más chiquitos.

Consejos para antes de ir a un centro comercial en Navidad

Durante estos días es inevitable salir a comprar los regalos, las cosas de la cena de Nochebuena y demás artículos para celebrar, y claro, no siempre podemos dejar a los niños con alguien en casa. Si bien es verdad que ellos también pueden pasarla bien haciendo las compras, antes de salir del hogar harás bien en acordarte de las siguientes recomendaciones.

  • Escoge prendas de ropa llamativas. Vestir a los niños y niñas con colores fuertes, es lo mejor que puedes hacer para no perderlos de vista en sitios concurridos como los supermercados y las jugueterías, especialmente cuando debes revisar el precio de un producto o esos buscando algún artículo en especial.
  • Asegúrate de que los niños tengan a la mano tu número telefónico. Los más grandes no tendrán problemas para memorizarlo pero en el caso de los pequeños, nunca está de más anotar uno o dos números de emergencia, que pueden llevar en una pulsera o en uno de sus bolsillos.
  • Identifica los lugares de información en centros comerciales. Es el punto en el que suelen estar los guardias de seguridad; antes de recorrer las tiendas deben pasar por ahí para que, en casa de que los niños se pierdan, sepan adonde deben acudir para pedir ayuda. De esta manera se puede evitar que den vueltas en vano, exponiéndose a otros peligros.
  • Que no se vayan sin avisar. Es muy fácil que nos niños se alejen sin que nos demos cuenta, sobre todo si estamos cerca de jugueterías, o tiendas de aparatos y videojuegos. Acostumbra a tus hijos a pedirte permiso antes de acercarse a mirar cualquier cosa y acompáñalos en todo momento, pues este es un momento del que también pueden disfrutar juntos.
  • En caso de que lleguen a perderse, deben mantener la calma. Quedarse en el mismo lugar si no se acuerdan de donde estaba el guardia de seguridad, para que puedan localizarlos cuanto antes. Y si ven pasar a alguno, ¡qué no duden en pedir ayuda!
  • La regla de oro: no hables con extraños. Es indispensable que todos los chicos conozcan esta norma desde pequeños, pues su ingenuidad los puede meter en problemas. Enseña a tus hijos a no hablar con personas que no conocen, ni dejarse tocar o que los tomen de la mano. Hazles saber que pueden gritar de ser necesario y nunca, pero nunca deben dejarse convencer cuando un adulto les diga que «necesita su ayuda». Quienes usan esta excusa para apelar a su lado amable, siempre tienen malas intenciones.
  • Cuando van todos juntos en familia, hay menos riesgo. Acudir de compras en pareja o con uno o más familiares, (abuelos, tíos, hermanos mayores), es lo ideal, ya que pueden brindarse apoyo para supervisar a los chiquitos en todo momento. Incluso puedes ocuparte de comprar tus cosas con más tranquilidad, mientras otra persona se encarga de llevarlos a mirar juguetes o pasear por el resto de los establecimientos.

Precauciones a tener en cuenta en los centros comerciales

Una vez que estés en el centro comercial (o en cualquier lugar concurrido para realizar tus compras), cuida bien a tus hijos en estas situaciones:

  • Al entrar en un espacio donde haya demasiada gente. Las aglomeraciones son muy comunes en esta época del año y entre ellas, es muy fácil que un niño se llegue a perder. La mejor manera de prevenirlo es tener a tus hijos de la mano en todo momento y, si tienes las manos ocupadas, enseñarlos a que siempre permanezcan agarrados de tu brazo o de tu ropa.
  • Al escuchar música demasiado alta. Muchas tiendas han tomado la costumbre de poner villancicos a todo volumen, en especial cuando se hace de noche. Aunque esto les puede gustar a varias personas, no es lo más recomendable si llevas a un bebé o a un niño muy pequeño, pues es un estímulo que podría alterar sus nervios o sus horas de sueño.
  • Al subir y bajar de las escaleras eléctricas. Son la manera más rápida de transportarse, pero también un peligro en potencia para chicos inquietos. Si corren, saltan o se enganchan de la ropa, pueden tener accidentes gravísimos. Tus hijos necesitan estar conscientes de esto y aprender que no deberían usar la escalera mecánica sin estar acompañados por un adultos.
  • Al ir por un carrito de supermercado. Algunos niños encuentran divertido usarlos para jugar o desplazarse demasiado rápido, sin saber que podrían provocar un accidente. Por otra parte, procura no sentarlos en el carrito si sabes que ya no tienen el tamaño adecuado para ir encima.

Importante: Cuídate del frío. Incluso en interiores, es muy común que haya cambios de temperatura o corrientes de aire, así que los pequeños deberían permanecer abrigados en todo momento. Una medida que puede interesarte es la de colocar a tus hijos mascarillas esterilizadas, ya que las enfermedades respiratorias están muy en boga este invierno. Tal vez no sea del todo necesario cuando estén dentro de las tiendas, pero sí al salir a la calle.

Fuera de esto, las tiendas pueden ser un entretenimiento maravilloso para niños y niñas, con la decoración navideña, las luces, los juguetes de moda y ciertos entretenimientos como Papá Noel y las cartas de Navidad. Siempre se puede gozar de todos estos detalles con mucho cuidado y responsabilidad.

Se acercan los días más activos antes de la Navidad en las tiendas. No lo olvides: si sales con tu familia recuerda estos consejos y no pierdas de vista a los niños.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó: