Viajar con niños

Guía práctica para viajar con niños en avión

Abordar un vuelo al lado de los más pequeños puede ser una gran experiencia, siempre y cuando prepares tu viaje con anticipación y sepas que precauciones debes tomar para que este sea lo más cómodo posible. El día de hoy compartiremos contigo la guía más completa para viajar con niños en avión, revisando paso a paso las cosas que debemos llevar a cabo antes y después de volar. ¡No te la pierdas!

Antes de viajar

Guía práctica para viajar con niños en avión 1

Es importante que al comprar tus pasajes de avión, te informes muy bien de los precios que ofrecen cada aerolínea. Lo más común es que a niños de 2 años en adelante se les cobre la misma tarifa que a los adultos. No obstante, a veces pueden aplicar interesantes descuentos, en función de su edad y la duración del trayecto.

Ten en cuenta también que generalmente, los recién nacidos no tienen permitido subir a un avión hasta cumplir como mínimo una semana. Tanto por su seguridad como por la comodidad de los pasajeros.

Además de la documentación necesaria para los niños, entre la que no puede faltar el pasaporte, siempre es conveniente que lleves contigo un kit básico para atenderlos durante el viaje. Te recomendamos incluir las siguientes cosas:

  • Biberones (en caso de lactantes o niños pequeños)
  • Pañales
  • Gel desinfectante
  • Toallitas húmedas
  • Bolsas plásticas
  • Una botella con agua
  • Cambiadores desechables e impermeables
  • Un cambio de ropa (aparte del equipaje)
  • Medicamento para evitar mareos
  • Auriculares
  • Libros infantiles, revistas, libros para colorear, colores, etc.

En cuanto al último punto, te aconsejamos no llevar materiales artísticos que puedan manchar su ropa o los asientos, como acuarelas o rotuladores. Los crayones y lápices de colores son una mejor elección.

Los dispositivos electrónicos como tablets y celulares pueden ser de gran ayuda si se quiere entretener a los niños durante el viaje. No siempre es necesario, puesto que los aviones pasan películas para ellos; pero en caso de que no les guste la programación o quieran jugar, es mejor que cuenten con entretenimiento conocido a la mano. También puedes llevar una manta y almohadas especiales para dormir mientras vuelan.

Al abordar el avión

Guía práctica para viajar con niños en avión 2

Varios aeropuertos sostienen la política de dejar embarcarse a antes a las familias que cuentan con niños, pero si este no es el caso de tu aerolínea, te recomendamos tener paciencia y esperar.

Mientras lo haces, es un buen momento para ir con los chicos al baño antes de subir al avión, tomar un bocadillo o cambiar a tu bebé si viajas con uno. Si bien todos los aviones cuentan con cambiadores habilitados para esta última tarea, podemos decirte por experiencia que no son tan cómodos debido al reducido tamaño de estos lugares.

Es importante vigilar a los niños en sitios tan concurridos como los aeropuertos, ya que lamentablemente, es fácil que se pierdan o se encuentren con gente desagradable sin la supervisión de un adulto. Si el vuelo no sale pronto y toca quedarse un buen rato en la sala de espera, la tecnología es una opción estupenda para entretenerlos. Muchas de estas instalaciones además, cuentan con áreas especiales para que los pequeños puedan jugar. Recalcamos nuevamente que incluso en estas zonas deben estar supervisados por sus padres o acompañantes.

Si los niños desean ir al baño o comprar algún bocadillo, tampoco hay que perderlos de vista. Y si tienen la edad suficiente y deben quedarse un momento en la sala de espera, es indispensable instruirlos para que no hable con extraños. Recuerda, es mejor prevenir que lamentar las consecuencias.

¿Qué hacer si un niño o niña van a viajar solos?

A partir de cierta edad esta es una opción aceptable y con la cual el mismo aeropuerto podrá brindarte ayuda. Los niños que viajan sin sus padres o tutores, son designados como “Menores Acompañados”. Gracias a este servicio pueden ser recibidos por algún miembro del personal, que se asegurará de que aborden su vuelo a tiempo y con seguridad.

De la misma manera serán recibidos en su lugar de destino, antes de que un familiar de confianza llegue a recogerlos. Un menor acompañado normalmente cuenta con un gafete o distintivo que lo identifica como tal y es atendido de manera especial en el avión.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Es conveniente señalar que las aerolíneas económicas no suelen contar con este programa, destinado a chicos de entre 5 y 14 años. Algunos aeropuertos aceptan extenderlo a pequeños de hasta 3 años de edad, siempre y cuando se encuentren viajando con otro menor de mínimo 12 años. Se trata de una opción estupenda para hermanos o familiares que deban tomar un vuelo solos.

Como vestir a los niños para viajar en avión

Otro punto indispensable es el de la vestimenta, teniendo en cuenta que debe ser lo más cómoda posible para las horas que pasaran en el avión. Busca prendas prácticas como camisetas, jeans, sudaderas, chaquetas con cremallera y zapatos con lengüetas adhesivas de velcro. Recomendamos bastante evitar la ropa con botones y calzado con agujetas para ahorrar tiempo. Un suéter o abrigo nunca están de más, pues la diferencia de temperatura es notable al subir y bajar del vuelo.

Las prendas de colores oscuros también son ideales, para disimular manchas después de posibles accidentes. Evita a toda costa la ropa infantil demasiado ajustada, de lana o de cuero, las camisas y vestidos.

Si van a tomar el vuelo durante la noche, puedes llevar un pijama para que los niños duerman cómodos hasta el aterrizaje.

Durante el viaje

Guía práctica para viajar con niños en avión 3

Volar por primera vez es una de las experiencias más importantes para los niños, sobre todo si ya son conscientes de lo que ocurre a su alrededor. Hay que recordar que no todos van a reaccionar de la misma manera, por lo cual harás bien en explicarles lo que va a suceder durante el despegue antes de abordar el avión. Una vez que hayan subido comienza la verdadera aventura, pues hay que estar al tanto de la comida, el entretenimiento y el buen comportamiento para no molestar a las demás personas a bordo.

Malestares durante el vuelo

Durante un vuelo con turbulencia, es normal que los niños experimenten mareos. La buena noticia es que puedes llevar contigo pastillas o jarabes muy económicos para controlar este malestar, que podrás comprar en cualquier farmacia antes de volar. Además, también puedes evitar este inconveniente buscando alimentos que sean ricos en vitamina B1 como el arroz, el pescado y los vegetales verdes.

En caso de que prefieras un método más natural, prueba a preparar un té de jengibre. El jengibre es un alimento muy nutritivo y efectivo para lidiar con las nauseas sin efectos secundarios. Llévalo en un termo contigo al subir al avión.

Otro aspecto que puede afectar a los pequeños al volar es el cambio de presión que ocurre al dejar tierra. Aunque es raro que ocurra, algunos podrían experimentar un molesto dolor de oído. La maniobra de Valsalva es una sencilla técnica que te ayudará a aliviar este inconveniente en un instante: simplemente hay que cerrar la boca y tapar las fosas nasales momentáneamente, para que el aire atrapado en la garganta suba compensando la presión en el oído. Un truco un poco más fácil es darles goma de mascar.

La comida en el avión

Normalmente, los aviones ponen a disposición de las familias menús infantiles con comidas que encantan a los niños, tales como sándwiches, dedos de pollo, papas a la francesa o verduras, por mencionar algunas opciones. Todas ellas presentadas con formas y colores que satisfarán su vista y su paladar. Aún así sabemos muy bien que puede haber personitas más quisquillosas a la hora de comer.

Por eso es bueno que lleves contigo algún snack o bocadillo que sea práctico y de su gusto, como galletas o frutas. Se recomienda evitar la comida preparada o con embutidos, pues las aerolíneas tienen la política de no permitir su acceso por cuestiones higiénicas.

En el caso de los bebés lactantes y que tomen biberón, lo mejor es preparar sus dosis acostumbradas y tenerlas a la mano. Puedes meter estas mamilas en una bolsa térmica para mantener su temperatura, o bien, solicitar a alguna de las asistentes de vuelo que te las calienten a bordo.

Consejos adicionales para el despegue

  • Hay que hidratar a los niños. El cambio en la temperatura al abordar puede afectar su hidratación, por lo cual siempre es aconsejable llevar agua natural contigo. Los refrescos y zumos artificiales no los ayudarán mucho con esta cuestión.
  • Algunos niños se sienten emocionados por despegar, otros no. La mejor manera de tranquilizarlos es haciendo que enfoquen su atención en cosas específicas: cantar una canción, contar el número de pasajeros que hay en el avión o mirar algo en tu teléfono.
  • Pon atención a las medidas de seguridad. Es vital que le des esta indicación a los niños apenas el personal a bordo comience a dar instrucciones. Si son muy pequeños, no olvides ayudarlos a que se abrochen el cinturón y explícales porque deben hacerlo.
  • Deja que los niños disfruten la experiencia de volar. Lo apreciarán mucho más cuando estén mirando por la ventana o si les señalas las pequeñas cosas que van dejando en tierra, como las casas y las montañas.
  • Ten consideración hacia los demás pasajeros. Mucha gente tiene prejuicios contra los niños en los aviones por malas experiencias, pues hay que admitir que no todos se comportan como deberían al gritar, patear los asientos o llorar demasiado. Es primordial enseñarles como deben comportarse para evitar molestar a otros.

Ahora sí, que no se te escape ninguno de estos consejos y prepárate para tomar tu próximo vuelo con la mejor compañía. ¡Esperamos que tus siguientes viajes sean inolvidables!

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar