La Naturaleza

Como hacer tu propio jardín en una botella – (ACTIVIDAD INFANTIL ECOLÓGICA)

Una forma muy divertida de concientizar a los niños sobre lo importante que es cuidar de la Naturaleza, es enseñándoles a cultivar sus propias plantas. Para ello no hace falta que cuentes con un jardín enorme; ellos mismos pueden crear sus propios jardines en miniatura usando un material tan común como económico: botellas de PET.

A continuación te mostraremos como puedes sorprenderlos con esta actividad tan divertida, a la vez que reciclan las botellas de bebidas o refrescos que normalmente tiramos en casa.

Materiales:

  • Una botella de plástico de 1 o 2 litros (cuánto más grande, mejor)
  • Piedras pequeñas
  • Arena
  • Tierra de cultivo
  • Semillas de plantas de interior
  • Una varita de madera
  • Marcador
  • Cutter

Procedimiento:

Una vez que tienes todos los materiales dispuestos, es hora de ponernos manos a la obra.

  1. Lo primero que vamos a hacer, será colocar la botella de forma horizontal. Usa el marcador para dibujar un rectángulo en la parte central, debe ser grande, lo suficiente como para abarcar la mitad de la botella.
  2. Con mucho cuidado, vas a tomar el cutter y a recortar esta sección, de manera que la botella ahora tenga una gran abertura. Si estás trabajando con niños muy pequeños, es mejor que seas tú quien corte sus botellas.
  3. Aquí comienza la parte divertida. Pon una capa de piedras en el fondo de la botella; esto le brindará estabilidad y también nos ayudará a formar un sistema de drenaje adecuado cuando vayamos a regar las plantas que aquí crecerán.
  4. Ahora debes agregar una segunda capa de arena, pero antes de colocarla, agrega algo de agua para que se humedezca y se adapte mejor a la botella. Con esto completaremos el drenaje que necesitará nuestro pequeño jardín.
  5. Enseguida de la arena, vas a poner una capa con tierra de cultivo, también humedecida para poder sembrar las semillas. Tócala con tus manos para asegurarte de que este suave y con la cantidad de humedad adecuada.
  6. Con la varita de madera, remueve la tierra y abre agujeros pequeños. En cada uno de ellos vas a enterrar las semillas que conseguiste; lo mejor es que solo sean dos o tres por botella, dependiendo del tamaño. No queremos que las plantas crezcan amontonadas.
  7. Llego el momento de ver crecer el jardín. Elige un lugar con suficiente luz solar para que las plantas puedan desarrollarse y riégalas con un rociados de agua a diario. No desesperes, el proceso es lento pero seguro.

Si tuviste suerte y seguiste al pie de la letra todos estos pasos, en poco tiempo podrás ver los primeros brotes de las semillas que plantaste. No hay que dejar de regarlas ni de consentirlas, pues conforme vayan pasando los meses, se convertirán en plantas llenas de hojas y flores.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Consejos para cultivar tu jardín embotellado

Si deseas que tu jardín crezca sano y muy bonito, no dejes de tomar en cuenta unos cuantos consejos. Son fáciles de entender y aplicar para cuando estés con los niños.

  • Antes de usar la botella, hay que lavarla. Los residuos de bebidas o la suciedad pueden ser muy nocivos para las plantas. El paso más importante para reciclar cualquier material, es que se encuentre en buen estado.
  • Revisa a diario la textura de la tierra. Recuerda que debe mantenerse húmeda, no mojada. No la riegues de más o podrías hacer que las raíces de las plantas se inunden. Y si sientes alguna zona seca, tampoco dudes en agregar más agua.
  • El sol en exceso también puede ser malo. Si bien las plantas necesitan luz solar, ten en cuenta que recibir demasiada directamente podría achicharrarlas. Prueba colocando tu botella tras una ventana o en un sitio con poca sombra.
  • Considera trasplantar. Si tus plantas crecen demasiado (¡lo cual es buena señal!), no te limites a dejarlas en la botella, van a necesitar un espacio más grande. Puedes colocarlas en macetas para que estén más cómodas.
  • Puedes evitar los malos olores. Mientras el jardín crece, es normal que haya organismos que entren en descomposición en las capas inferiores, desprendiendo algún olor desagradable. Para minimizar este efecto, basta con que agregues un poco de carbón activado antes de colocar la tierra.

¿Por qué deberías hacer esta actividad con los niños?

Aprender a cultivar en casa es un pasatiempo muy recomendable, que puede beneficiar a las personas desde pequeñas por los siguientes motivos:

  • Calma el estrés. El solo hecho de regar las plantas, observarlas y oler su aroma, libera un efecto terapéutico instantáneo. Esto puede ser de gran ayuda para los niños que se encuentran en época de exámenes o que tienen problemas de nervios o temperamento.
  • Inculca responsabilidad. Es bueno que los chicos aprendan desde temprana edad a hacerse responsables de algún ser vivo. Las plantas son fáciles de cuidar y con el tiempo, tomar la costumbre de regarlas hará que niños y niñas sean más conscientes y organizados.
  • Nos conecta con la Naturaleza. La mayoría del tiempo detalles como las plantas y las flores nos pasan desapercibidos, pero cultivarlas en nuestros hogares es un modo sano y relajante de volver a conectar con ellas.
  • Es bueno para el Medio Ambiente. Hoy más que nunca, es indispensable que nos esforcemos por plantar cuanto sea posible, ya que las plantas son necesarias para limpiar nuestro oxígeno y seguir combatiendo el cambio climático.
  • Se puede hacer en casas, apartamentos y salones de clase. Como dijimos antes, no es necesario que tengas un gran jardín para poseer plantas pequeñas. Las botellas de cultivo se pueden poner en cualquier espacio disponible, para comodidad de los más pequeños.

La actividad se encuentra recomendada para niños de 6 a 12 años; incluso un poco más pequeños siempre y cuando cuenten con la supervisión adecuada. Y aprovechando esta dinámica, una opción padrísima es invitarlos a que decoren sus botellas con mucho cuidado. Pueden pintarlas de su color preferido o usar rotuladores permanentes para dibujar o escribir sus nombres.

¿Ves lo sencillo que es crear un pequeño jardín mientras ayudamos al Medio Ambiente? Anímate a intentarlo y verás que bien se lo van a pasar.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar