AspergerProblemas de Aprendizaje

Como saber si mi hijo tiene Asperger – (APRENDE A DETECTAR LOS SÍNTOMAS)

El Síndrome de Asperger es una condición del espectro autista, que se caracteriza por afectar las habilidades de comunicación y socialización de las personas. Esto puede ocasionar que quienes lo padecen tiendan a ser solitarios e incomprendidos, pues no se relacionan ni desarrollan sus intereses como el resto de la gente. Cada vez son más los expertos que reconocen este trastorno en los niños y ofrecen distintas alternativas para apoyarlos, con el fin de que se integren mejor en la sociedad.

Si tú sospechas que tu hijo o tu hija pueden estar afectados por este tipo de autismo, es muy importante que aprendas a observar sus comportamientos, pues de esta manera podrás recurrir a la ayuda que necesitan para desarrollarse de forma positiva.

Estos son los diez síntomas más característicos que tienden a presentar los niños aquejados por el Síndrome de Asperger.

Fijación por una actividad en particular

Si bien es normal que los niños cuenten con pasatiempos, los chicos Asperger se caracterizan por centrarse en una o muy pocas actividades, de los cuales pueden llegar a hablar por horas. Tanto así que dicho hobbie puede convertirse en una obsesión.

Un chico al que le encantan los dinosaurios por ejemplo, hará patente esta fijación buscando juguetes, libros, programas de televisión, vídeos en Internet y demás que tengan relación con el tema, hasta convertir su pasatiempo en una actividad que puede consumirle cantidades de tiempo exageradas. Tal vez notes que es prácticamente de lo único que puede hablar.

Esto, aunque no es necesariamente algo negativo, podría ser motivo para que descuide otros aspectos como sus tareas o el tiempo en familia, por lo que hay que tener mucho cuidado con la manera en que administra su tiempo.

Ausencia de empatía

A menudo los niños con Asperger se aíslan de los demás, porque literalmente no pueden comprender sus sentimientos y necesidades. Ellos no reaccionarán de la misma manera ante un compañero de juegos que llora, se enoja o ríe por determinados chistes. Todo el tiempo parecen inmersos en un mundo propio, que solo ellos pueden entender.

Esto no significa que sean malas personas. Simplemente hay que trabajar con ese aspecto de su personalidad, para que entiendan que las personas tienen sus propios puntos de vista y como pueden entenderlos.

Hablar como un pequeño adulto

Otras de las características más habituales de los niños Asperger, es que parecen tener habilidades verbales más avanzadas que los demás, al hablar de manera formal y emplear términos que a su edad no son habituales. Esto llega a suceder más que nada, por la obsesión que pueden desarrollar por uno o varios temas, ya que ellos jamás paran de investigar sobre lo que les apasiona.

Cuando quieren conversar además, frecuentemente buscarán hacerlo con un adulto, pues es difícil que otros chicos compartan sus mismos intereses.

Incapacidad de dominar sus emociones apropiadamente

A pesar de que los chicos con Asperger tienen problemas para reconocer los sentimientos de los demás, ellos mismos suelen mostrarse como seres emocionales, pues los cuesta controlar lo que sienten. Por eso no es extraño que de un momento a otro armen rabietas o se pongan a llorar, especialmente cuando se sienten abrumados por una situación.

Dificultad para socializar con otros niños

Uno de los aspectos más difíciles de los niños con Asperger, es que no se sienten cómodos trabajando en equipo o participando en juegos con sus otros compañeros; conducta que no pueden evitar al carecer de las mismas habilidades sociales. Para ellos por ejemplo, puede ser difícil comprender porque tienen que levantar su mano para hablar o porque la opinión de un compañerito puede ser válida, siendo tan diferente de la propia.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

A esto además, se añade que a ellos les resulta complicado interpretar el lenguaje corporal que utilizamos todos. Esto conlleva a un inevitable aislamiento que preocupa a muchos padres y maestros.

Cabe destacar que un niño Asperger puede ser integrado en las dinámicas del salón de clases y otros ámbitos, con mucha paciencia por parte de los demás. A menudo tendremos que recordarles conceptos como las reglas de un juego, o porque debería evitar hacer ciertos comentarios o acciones que puedan ofender a otros chicos.

Obsesión por las rutinas

Seguir una rutina es muy importante para los chicos Asperger, que no asimilan bien los cambios de planes ni las emergencias. Esto puede resultar obsesivo incluso para los adultos, ya que ningún niño suele ser tan estricto. Hasta las acciones más inofensivas, como comer más tarde para dar un paseo o dejar de ducharse a la hora acostumbrada, podrían provocar una reacción negativa.

Ante esto, muchos padres optan por planificar cada día lo mejor posible y, de haber algún cambio en los planes, anunciarlo con anticipación para no molestar a sus hijos.

Incomprensión de ciertos aspectos del habla

Desde pequeños, los niños aprenden a diferenciar las sutilezas al hablar, tales como cambios en el tono de voz, bromas, palabras con doble sentido y hasta sarcasmo o ironía. Pero los chicos con Asperger no pueden ver la diferencia. Ellos siempre tomarán de forma literal cualquier cosa que se les diga, sin poder distinguir cuando estamos bromeando, o cuando hacemos patentes nuestras emociones al hablar.

Muchas personas se han acostumbrado a verlos como autómatas ante esta falta de reacción, lo que abre aun más la brecha a la hora de socializar. Los expertos recomiendan hablarles de la manera más clara y directa posible, para evitar esta clase de malentendidos.

Sensibilidad sensorial avanzada

Los sentidos juegan un papel importante en el desarrollo de los niños Asperger, ya que sus capacidades sensoriales son mayores a las del resto. Esto se puede hacer evidente con reacciones como molestarse en exceso ante los ruidos fuertes, sentirse incómodos con determinadas texturas (como las del césped o la arena), reaccionar exageradamente mal ante el sabor de determinados ingredientes e incluso observar cosas que ante los demás suelen pasar desapercibidas.

Comportamientos extraños del lenguaje corporal

Otra característica a tener en cuenta, es que los niños con este trastorno se manejan de manera diferente al hablar con su cuerpo, pudiendo evitar el contacto visual con otras personas o fijar su mirada de manera incómoda, sentarse en posturas poco convencionales y carecer de expresiones faciales para mostrar sus estados de ánimo.

Problemas con las habilidades motrices

Al contrario de lo que ocurre con sus habilidades verbales, es común que los chicos Asperger tengan más inconvenientes en llevar a cabo actividades como que tengan que ver con la motricidad, tales como bailar, recortar con tijeras, escribir correctamente o practicar ejercicios coordinados. Esto se debe a que tardan un poco más que la media en desarrollar sus habilidades motoras.

Esto no quiere decir que con práctica y perseverancia no puedan mejorar en este aspecto; aunque por sus particularidades, es complicado que se concentren en hacerlo.

Si tu hijo o tu hija presenta más de uno de los comportamientos mencionados, es muy posible que tenga Asperger; aunque la mejor manera de confirmarlo es consultarlo con un especialista. Si el diagnóstico es correcto, no debes preocuparte: incluso los chicos con Asperger pueden llevar una vida feliz, solo hay que aprender a integrarlos con su entorno.

Más adelante analizaremos las medidas que padres y maestros pueden tomar, para ayudar al desarrollo de los pequeños con esta condición.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar