Escuela de Padres

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños

Como hacer que los niños se comporten mejor, es una cuestión con la que muchos padres y maestros tienen que lidiar todos los días. Las rabietas, travesuras excesivas e incluso la apatía, se han convertido en el trabajo de estos educadores que solo quieren lo mejor para los pequeños. Ante esta clase de conductas, es muy fácil ceder correctivos poco constructivos, como usar la fuerza para obligarlos a hacer sus deberes, contestarles con palabras rudas e incluso, llegar a lastimarlos.

Todas estas acciones pueden provocar un daño físico y psicológico más profundo del que te puedes imaginar, y siempre es mejor evitarlas. ¿Pero cómo corregir entonces a los chicos en la casa o en la escuela, sin llegar a perder la paciencia? Es posible y más fácil de lo que crees. Aplicando cualquiera de las siete técnicas que te mostraremos a continuación, te darás cuenta de que se puede educar a los niños con eficacia, con cariño y sin recurrir a la violencia.

Meditación para niños traviesos

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños 1

Cuando un niño muestra dificultades para concentrarse en una tarea, permanecer quieto o incluso nos da indicios de estrés, enojo y ansiedad, es muy recomendable enseñarle a buscar su paz interior para lidiar con las emociones negativas y distracciones en su entorno. La meditación, lejos de lo que pueda parecer, no es una disciplina difícil ni reservada para adultos o maestros espirituales. Cualquier persona de cualquier edad puede practicarla y beneficiarse con sus múltiples ventajas.

El objetivo principal de esta técnica zen, es hacer que las personas encuentren serenidad en sus rutinas, reconociendo las causas y consecuencias y consecuencias de sus acciones, y haciéndose responsables por cualquier situación en sus vidas. Es un método ideal para criar a niños más sensibles, felices y con iniciativa, y se lleva a cabo de la siguiente manera:

Durante un rato libre, se buscará un rincón tranquilo en el cual sentarse a meditar; ya sea adoptando la postura de flor de loto o cualquiera que nos resulte más cómoda. A continuación, los ojos se cierran para concentrarse en la respiración, inhalando y exhalando de manera lenta y profunda, contando cada espiración realizada y relajando todos los músculos del cuerpo. A lo largo de este momento, se pedirá a los niños que no intenten controlar ni juzgar ningún pensamiento en su mente, preocupándose tan solo por relajarse y respirar con profundidad. La meditación se puede acompañar con música ambiental para hacerla más amena.

Meditar al menos diez o quince minutos cada día, reporta consecuencias muy beneficiosas en los niños. Los pequeños que meditan adquieren mayor facilidad para concentrarse en sus estudios, un manejo más fluido de sentimientos como la ira o la frustración, y mayor dominio de su inteligencia emocional. Esta acción incluso puede tomarse como terapia para niños problemas, afectados por problemas personales en casa o cambios bruscos en su estilo de vida.

Canje de fichas

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños 2

Conocida también como la técnica de la “Economía de Fichas”, este modelo propone que los niños deben aprender que toda mala acción tiene sus consecuencias, pagando por cada muestra de mala conducta. De la misma manera aprenderán que cada buena acción tiene excelentes resultados, por lo cual se debe implantar un sistema de recompensas.

Cada vez que los niños hagan algo bien en su hogar o en el salón de clases, como limpiar el pizarrón, lavar los platos o hacer sus deberes, pueden recibir a cambio una ficha, un vale o cualquier otro material de tu elección, que podrán canjear por un premio. Este puede consistir en un dulce, un paseo por el parque o ir al cine, por ejemplo. Incluso se pueden incluir muestras de afecto, como abrazos o besos, para los niños que son más sensibles. De esta manera, se les estará incentivando a ser mejores por iniciativa propia.

El canje de fichas también rinde efecto con las conductas negativas, pues comportamientos tales como negarse a hacer una tarea, desordenar su habitación o levantar la voz, tendrán como consecuencia que se les confisque una ficha, quedándose sin la posibilidad de obtener alguno de los premios antes mencionados. Claro está, que siempre pueden recuperarla enmendando su comportamiento.

El método del tiempo fuera

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños 3

Un tiempo fuera para los niños, consiste en dejar de reforzar las conductas como rabietas o desobediencia, ya sea por medio de castigos que no corrigen el problema o cediendo ante ellos. Este método tiene el fin de hacerles reflexionar en su manera de comportarse, sin necesidad de ofuscarse o perder la paciencia. Se puede aplicar del siguiente modo:

Supongamos que un chico se encuentra en casa jugando con la computadora, cuando se le pide levantarse para hacer alguno de sus deberes. La reacción del infante será la de ignorar la indicación o enfadarse por la misma. Es en este momento cuando se le lleva a un lugar tranquilo y apartado, donde no pueda estar con otras personas ni disponga de medios para entretenerse. A esto es a lo que se le llama un “tiempo fuera”, del cual el pequeño podrá salir una vez que esté dispuesto a obedecer a sus mayores. Es importante explicarle, sin gritar ni discutir, que solo podrá volver a jugar cuando tome la decisión de portarse mejor.

Lo más aconsejable al momento de utilizar esta técnica, es equiparar los tiempos con la edad del niño o la niña en cuestión. Es decir, si estamos hablando de una personita de cinco años de edad, lo mejor será no aplicar un tiempo fuera superior a los cinco minutos. Especialmente porque los más pequeños no soportarán este correctivo durante períodos de tiempo prolongados. Conforme se vayan corrigiendo sus actitudes indeseadas, los padres o maestros podrán ir espaciando este recurso cada vez más, hasta que no haya necesidad de utilizarlo.

La técnica de extinción para los chantajes

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños 4

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Otro de los problemas más comunes entre los chicos que se portan mal, es recurrir al chantaje emocional para convencer a los mayores de dejarles hacer lo que quieran. Por desgracia, esto es algo que puede dar mejor resultado de lo que supones e incluso puede que sea tu caso. Es difícil no sentirse mal ante el llanto de un niño; no obstante, hay que saber diferenciar los sentimientos reales de la manipulación. Y para lidiar con esta última, el método de la extinción es el más adecuado.

Imagina que un niño o una niña quiere hacerte sentir mal cuando intentas que cumpla con sus responsabilidades. Por ejemplo, haciendo comentarios el tipo “solo me llevas a la escuela porque no te gusta estar conmigo”, o “nunca me compras lo que quiero porque no me quieres”. Lo mejor que puedes hacer en estas situaciones, es no mostrar ningún tipo de reacción ante el comentario en cuestión, ya sea de molestia o lástima. Extinguir, consiste en ignorar las conductas con las que los niños pretenden influir en tus decisiones.

Así, una reacción inteligente será soltar cualquier otra clase de comentario que no tenga nada que ver con lo que acaba de decir. “Que bien luce tu pelo hoy”, “Tenemos que pensar en lo que vamos a cenar esta noche”, “Es hora de que regresemos a casa”… Cuando los niños no obtienen la respuesta que esperan de sus mayores, difícilmente pueden continuar utilizando el chantaje emocional para controlarlos. Sin gritos, sin discusiones ni explicaciones. Solo sonríe y pásalo por alto con amabilidad.

Modelamiento para inculcar buenos hábitos

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños 5

Dicen que la mejor manera de dar ejemplo a los menores, en convirtiéndonos en lo que esperamos de ellos y en este caso, la frase no puede ser más acertada. El método de modelamiento consiste precisamente en esto, a fin de influir positivamente en el comportamiento de los niños. Se puede llevar a cabo tanto dentro como fuera de casa y es un excelente comienzo para criar a chicos mejores. También nos brinda una buena oportunidad de impulsar la convivencia entre padres e hijos, e incluso entre alumnos y maestros.

Suponte que quieres que los niños hagan algo en concreto, como por ejemplo, hacer su cama por las mañanas. Para modelar este hábito en ellos, puedes pedir que miren como lo haces tú, explicando con detalle cada paso de lo que estás realizando y hablándoles como si se tratara de un juego. De este modo, los pequeños querrán imitarte de buen grado, ya que los niños siempre tienen a replicar las conductas de sus padres o de los mayores que están a cargo.

Para lograr que esta dinámica sea aún más divertida para ellos, no descartes la opción de enseñarles a usar su imaginación. Por ejemplo, haciendo que se imaginen como superhéroes o como sus personajes de ficción favoritos, cada vez que están en medio de un deber importante. O animándolos para comportarse como si estuvieran a punto de cumplir una gran misión. No subestimes el poder que tiene la creatividad para lograr que los niños sean más proactivos.

La intención paradójica

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños 6

¿Has notado que hay niños que parece que justamente, se esfuerzan por llevarle la contraria a sus padres, a sus maestros y a cualquier otra persona mayor? Con ellos las palabras no parecen tener demasiado efecto, especialmente porque suelen ser los de carácter más difícil. Así que una estrategia muy buena, es aplicar la “intención paradójica”, la cual consiste en darles por su lado para que ellos mismos decidan adoptar la conducta apropiada.

Imagina por ejemplo, que un niño o una niña se ha negado categóricamente a hacer sus deberes. En lugar de reñirle u obligarle a cambiar de actitud, tu reacción será la de dejarlo estar. “Perfecto, ya que no quieres hacer nada hoy, quédate ahí. No quiero que te levantes para nada”. Acto seguido, puedes improvisar alguna actividad divertida, como cocinar algún postre o jugar algún juego. De inmediato, el pequeño querrá participar pero tú se lo negaras con tranquilidad. “No, dijiste que no ibas a hacer nada y ya te dije que quiero que te quedes ahí. No vengas. Quédate descansando”.

La primera reacción suya, será insistir para que le dejes formar parte de la actividad, pero tú tienes que mantenerte firme. De esta manera, al ver que conseguirá nada de ti, es más fácil que acceda por iniciativa propia a hacer sus tareas, con tal de que le dejes participar. Este es un método con el que se debe tener mucho cuidado y recomendado solo en casos difíciles, ya que a la larga puede tener algunas limitaciones. Sin embargo, te vendrá muy bien para comenzar a corregir el mal comportamiento de un niño desobediente.

El efecto Pigmalión

 

Métodos para corregir el mal comportamiento en los niños 7

Se conoce como efecto Pigmalión a la influencia que podemos ejercer en los demás, conforme a las creencias que tengamos de ellos. Un buen ejemplo: si creemos que un trabajador es honesto y eficiente, y así lo manifestamos ante él y el resto, progresivamente este irá cambiando su manera de ser hasta convertirse en un empleado modelo. De la misma forma ocurre con los niños, que son especialmente susceptibles a las palabras y acciones de sus mayores.

Por eso nunca debemos hablar a los niños con frases como “eres un tonto” o “siempre haces todo mal” cada vez que se equivocan. Hacemos mejor en reforzar su autoestima y talento, refiriéndonos a ellos de maneras positivas. “Eres muy inteligente”, “mira que ordenado es este chico”, “cada día eres más responsable”. Recuerda que los niños son como esponjas que absorben todo a su alrededor. Si tienen buenos ejemplos y se ven alentados con buenas palabras, gradualmente irán formándose como chicos de bien y estudiantes maravillosos. Haz la prueba y verás.

Como ya ves, es factible modificar el mal comportamiento a través de actitudes constructivas, que lejos de castigar a los niños les hagan ver el valor de los modales y el esfuerzo. La próxima vez que tus hijos o tus alumnos muestren una conducta que a ti no te gusta, recuerda respirar profundamente y recurrir a los métodos que acabamos de mencionar. ¿Conoces algún otro que pueda ayudar a los chicos con problemas? Menciónalo en los comentarios y tal vez consideremos agregarlo a nuestro artículo. 😉

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar