Estimulación Infantil

Método Montessori (qué es y actividades para aplicarlo en casa)

A finales del siglo XIX, una excelente pedagoga de nombre María Montessori revolucionaba su ámbito implementando una técnica que aún hoy, es utilizada con éxito en numerosas escuelas e instituciones: el método Montessori. Gracias al ambiente didáctico y acogedor creado por su autora, miles de niños se han visto beneficiados en su educación, y han reforzado su autoestima con el modelo de empatía que propone esta enseñanza.

Hoy te hablamos sobre las ventajas de este modo de enseñanza, las edades en que se puede aplicar a los niños y como seguirlo desde casa.

¿Qué es el Método Montessori?

Método Montessori (qué es y actividades para aplicarlo en casa) 1

Se trata de una modalidad que prepara cuidadosamente el ambiente en el que se desenvuelven los niños, de manera que cada cosa en el mismo tenga su razón de ser. Cuenta con elementos bonitos y simples, pero muy bien organizados, los cuales promueven valores como el respeto, el compañerismo y la amistad.

Los pequeños criados con el Método Montessori han demostrado grandes avances en sus habilidades de socialización, además de adquirir naturalmente mayores responsabilidades conforme van creciendo. Y es que uno de sus principales objetivos es propiciar la libertad en los chicos, creando una sociedad propia en el aula para ellos en la que puedan convivir los unos con los otros, descubrir y aprender por sí mismos.

Entre los principales beneficios que este método puede proveer a padres y maestros se encuentran los siguientes:

  • Estimulación constante del aprendizaje.
  • Reforzamiento del autoestima.
  • Desarrollo de la disciplina y la confianza en uno mismo.
  • Límites claros pero razonables.
  • Oportunidad para que los alumnos cultiven la amistad.

Características del Método Montessori

Método Montessori (qué es y actividades para aplicarlo en casa) 2

Dentro del Método Montessori, existen cuatro elementos que unidos le brindan a los infantes un entorno seguro a través del cual descubrir el mundo. Estos son los siguientes:

Ambiente

Se trata de un lugar amplio y bien iluminado, en el que todas las áreas se encuentran bien definidas y ordenadas. Los niños pueden escoger si se sientan en grupo o de forma independiente, por lo que debe haber sillas y mesas dispuestas para ellos. Así mismo, todos los materiales y juegos que vayan a usar deben encontrarse en repisas o cestos a su altura, sin dificultades para ser tomados. No olvides que la idea es promover su independencia y respetar sus ritmos.

Materiales concretos

El Método Montessori hace uso de materiales diseñados para que los niños puedan experimentar en el salón de clases. Lo ideal por lo tanto, es que sean de naturaleza completamente didáctica, invitando a sentir su textura, observar sus colores y captar cada una de sus características por medio de los sentidos. Este tipo de elementos, además, facilita muchísimo la concentración en los pequeños.

Niños Montessori

María Montessori se basaba en el sentido que los niños le daban al mundo para aprender su lugar en la sociedad. Es por eso que instaba a todos sus maestros a adaptar el entorno para ellos, de acuerdo con su edad y sus necesidades. Esto incluye desarrollar un ambiente seguro y saludable, reforzar su conocimiento y autoestima con acciones amables, y dejar que hagan las cosas sin ayuda de los mayores.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Profesores Montessori

En el Método Montessori, cada maestro se convierte en un guía que está al tanto de las necesidades, intereses y habilidades de sus alumnos. Esto implica observar con atención el papel que desempeñan dentro del salón de clases, a fin de poder intervenir solo cuando sea estrictamente necesario. Los profesores no deben perder de vista que su principal objetivo, es formar a chicos autónomos, disciplinados y capaces de pensar por sí mismos.

Una intervención constante de su parte podría perjudicar este proceso, por lo que deben limitarse a administrar sus actividades, organizar sus tiempos y establecer metas a cumplir cada semana.

Etapas del Método Montessori

Método Montessori (qué es y actividades para aplicarlo en casa) 3

Es interesante descubrir que el Método Montessori no solo se limita a los primeros años de infancia, si no que se puede extender hasta la adolescencia. Siendo de esta forma, encontramos un concepto llamada currículo Montessori, el cual está dividido en tres etapas importantes:

0 a 3 años

A este período, María Montessori se refería como “embrión espiritual”, ya que durante el mismo los niños obtenían las bases para empezar a descubrir el mundo que los rodea. Aquí, sus cerebros comienzan a establecer las conexiones neuronales necesarias para sentir y expresar sus emociones, comunicarse con sus seres queridos, diferenciar imágenes y atesorar experiencias. Habilidades adquiridas como el habla y la capacidad motriz para desplazarse con mayor independencia, les ayudan a encontrar su lugar en la sociedad.

3 a 6 años

A partir de los tres años de edad, es cuando los niños pueden ganar una mayor autonomía por medio de cuatro áreas de trabajo:

  • Lenguaje. A partir del vocabulario previamente adquirido, los infantes son capaces de comunicarse con mayor precisión, expresando el cariño que sienten por aquellos que los rodean y extendiendo su lengua a cuestiones como la historia, la cultura y el arte, entre otras. Además complementan el habla con la escritura, pudiendo describir lo que previamente han descubierto por medio del tacto, el gusto, el olfato, la vista y el oído. Experimentar con las construcciones del lenguaje puede ser una gran aventura para ellos.
  • Matemáticas. Aunque conceptos como la geometría y el álgebra aun son demasiado avanzados para los niños pequeños, siempre es posible empezar a familiarizarlos con los números, enseñándoles a contar y a interactuar con materiales que les enseñen a comprender las ideas abstractas. Algunos juegos por ejemplo, pueden ser útiles para que aprendan a manejar cantidades, sumar o restar, así como a memorizar números y símbolos matemáticos.
  • Vida Práctica. Aquí se desarrolla más que nada su capacidad para convivir en la sociedad, al enseñarles a interactuar como los demás y seguir normas básicas de educación, como pedir las cosas por favor y dar las gracias, saludar y despedirse. Paralelamente se introducen actividades gracias a las cuales, podrán integrarse a la dinámica en casa y en la escuela: recoger sus cosas, poner la mesa, limpiar sus zapatos, lavar los platos, doblar la ropa, étc. Se trata de cosas sencillas que poco a poco les fomentarán la disciplina y la responsabilidad.
  • Uso de los sentidos. Por último, antes de tomar decisiones basándose en su intelecto, los niños aprenderán a confiar en sus sentidos y en su intuición. Por ello es que en esta etapa usarán al máximo sus sentidos para conseguir información acerca de lo que tienen a su alrededor. Evaluarán las cosas por su peso, su tamaño, su forma y su color, incluso su textura y su temperatura. En medio de tantas sensaciones por recibir, los adultos encargados deben facilitarles cierta organización para que asimilen nuevos conceptos cuanto antes.

6 a 12 años

Montessori concebía esta etapa como el desarrollo de la evolución de un niño, tomando en cuenta Cinco Grandes Lecciones que contenían materias muy específicas:

  • Desarrollo del Universo y la Tierra. Astronomía, geografía, química, física, geología y meteorología.
  • Desarrollo de la Vida. Biología, zoología, botánica y medio ambiente.
  • Desarrollo del Ser Humano. Historia, sociología, cultura, avances científicos e innovaciones.
  • Comunicación por Signos. Literatura, escritura, lectura y lingüística.
  • Historia de Números. Matemáticas y geometría.

Métodos para aplicar el Método Montessori en casa

Método Montessori (qué es y actividades para aplicarlo en casa) 4

Queda claro que el Método Montessori es uno de los mejores sistemas para garantizar la enseñanza y la buena autoestima de los niños. Lo cierto es que no solamente tiene que limitarse a las aulas. Tú, como madre o como padre, también puedes aprovecharlo para crear un ambiente sano para tus hijos. Para lograrlo te recomendamos implementar acciones como las siguientes:

  • Crea áreas de juegos específicas para tus hijos. Estas deben ser atractivas para ellos y encontrarse bien organizadas, además de que cada una tendrá su propio propósito. Por ejemplo, si los niños quieren jugar colocaremos sus juegos y juguetes en cestos sobre un rincón. Si lo que quieren es leer, conviene poner sus libros en estantes dentro de otra área. Y si quieren pintar, podemos acondicionar un lugar bonito con materiales de arte, en el que puedan dar rienda suelta a su imaginación. Desde luego, es importante que todas estas cosas se encuentren a su alcance para que puedan tomarlas y guardarlas sin ayuda de los mayores.
  • Ayúdales a absorber mejor la información. Montessori asegura que durante el primer período de este método, los chiquitos necesitan orden para asimilar mejor sus nuevos conocimientos. Por eso es muy importante fijarles rutinas que sean fáciles de seguir. Algunas buenas ideas para hacerlo, es conseguir cestos de colores en los que puedan guardar sus juguetes o pertenencias, buscar vajillas infantiles para cuando sea la hora de comer o un pijama que les guste para la hora de ir a la cama. Gracias a estímulos como estos, es más sencillo que aprendan a hacer sus tareas o se habituen a sus horarios.
  • Celebra sus logros. Es primordial dejar que los pequeños se equivoquen y animarlos para seguir intentándolo. También deberías reconocer todos sus éxitos, por más chiquitos que sean y asegurarte de que sepan el orgullo que sientes. El apoyo de los padres es esencial para los niños, pues al creer en ellos los impulsamos para que cada día sean mejores. Esto a la vez, tiene mucho que ver con el efecto Pigmalión, el cual afirma que somos responsables de moldear a quienes nos rodean conforme a las expectativas que tengamos de ellos. En conclusión: ten una buena imagen de tus hijos y ellos reflejarán esa confianza que les has entregado.
  • Bríndales estimulación sensorial. Esto es súper recomendable especialmente para los niños más pequeños, que comienzan a descubrir el mundo que les rodea. Puedes ayudarlos trabajando con materiales de distintos colores, texturas y olores, tales como las telas, la madera y hasta la comida. La idea es que ellos usen sus sentidos para familiarizarse con estos elementos, por lo cual debes permitir que los toquen con sus manitas y jueguen cuanto quieran. En ocasiones también se animarán a probarlos (en el caso de los alimentos) o comenzarán a asociar sus aromas con facilidad.
  • Facilita su independencia. Criar niños independientes es muy fácil si sabes como adaptar su entorno. El Método Montessori nos enseña que todas las cosas deben estar al alcance de los pequeños, pues de este modo ganarán autonomía, harán las cosas por sí mismos y empezarán a colaborar en las tareas de la casa. Algunos ejemplos de como llevar esto a cabo, son poner sus cosas de higiene personal en donde las puedan encontrar fácilmente, para que se aseen solos, dejar su ropa a la mano para que comiencen a vestirse sin ayudar de nadie o colocar sus vasos al alcance, si tienen ganas de beber algo.
  • Dile no a las recompensas y a los castigos. Sabemos que son un recurso sumamente utilizado por muchos padres, sin embargo, ten en cuenta que el enfoque de esta técnica es mucho más madura. Se suprimen los premios para enseñar a los niños a actuar por lo que es correcto, sin necesariamente esperar nada a cambio. De igual manera, los castigos y prohibiciones se hacen a un lado, ya que es más útil enseñarles que sus malas acciones tienen consecuencias y porque no es bueno llevarlas a cabo. Solo así tendrán la iniciativa de tomar sus propias decisiones de la manera esperada en el futuro.
  • No temas enseñarles cosas nuevas. Aprender las cuestiones prácticas de la vida, es una de las finalidades de la filosofía Montessori y esto requiere que los niños aprendan a hacer todo tipo de cosas desde pequeños. Puedes dejar que rieguen el jardín, que preparen un postre o una comida sencilla, que decoren el árbol en Navidad o cualquier otra tarea que tengas la seguridad de que puedan llevar a cabo. Por supuesto, sus responsabilidades irán creciendo con ellos, y si les dejas actuar con independencia no tardarás en descubrir que son capaces de hacer más cosas de las que imaginas.

¿Y tú qué piensas acerca del Método Montessori? ¿Conoces otras maneras originales de implementarlo en la casa y en la escuela con los niños? Si es así, nos encantaría que las compartieras con nosotros en los comentarios.

Nuestro puntaje de los lectores
Calificación: 0 (0 Votos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó.

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar